No ir a Sicilia!

He visitado muchos lugares del mundo, pero hay uno que es tan cerca de mi idea de perfección, que no me importaría visitarlo otra, y otra, y otra vez: Sicilia. Ahora, vengo de la ciudad más bonita del mundo (Roma), y esta opinión nunca cambiará, pero Roma puede ser una ciudad estresante, no tiene una playa decente, es demasiado grande y demasiado liante, lleno de turistas y ... bueno, sin embrago es para ir de vacaciones algún dia si no habéis tenido la suerte de nacer allí, pero no es LAS vacaciones.

Y Sicilia. Como siempre digo a los extranjeros, y para esto me quedo en la espera de algún tipo de recompensa de la junta de turismo de Sicilia, lo tiene todo. Las playas más bellas, impresionantes ciudades históricas, el polvo (voy a volver a este concepto más adelante), comida increíble (increíble y diferente de lo que un turista normalmente espera de Italia), y (esto es importante) ningún americano haciendo degustación.

Ahora, el polvo. Después de visitar unos cuantos lugares en el mundo, hice una lista de las características deseables de un lugar tiene que tener para ser mi lugar, y lo hice buscando repeticiones en mi top ten de los mejores lugares. Resulta que una de las características principales es el polvo. Me encantan los barrios polvorientos, amo esas fachadas que muestran los signos del tiempo, me encanta la ropa colgando de las ventanas, me encantan las sillas de madera con los ancianos vigilando la calle. Me encantó la Alfama en Lisboa, me encantó Hanoi en Vietnam, me encantó Tel Aviv, amo Ortigia, Marzamemi, Ragusa, Palermo en Sicilia. Disfruté Tokio, he disfrutado de Canadá y Australia, pero de alguna manera a las tres le faltaba algo para escalar mi top ten personal.

Y como ya he mencionado, la comida es simplemente genial. Olvídaros de la pizza. Pastas con pescado, una gran cantidad de almendras y los pistachos, una gran cantidad de hierbas frescas, pero también comida callejera, berenjenas en cada forma y estilo (y yo soy la reina de las berenjenas, ya sabes), ¡hay incluso un cuscús festival! Y luego él, su Majestad el Cannolo. Nunca olvidaré mi primera mañana en Catania, después de dormir en un B&B estratégicamente colocado a lado del sitio del cannolo en Catania (según mi investigación, Pasticceria Savia), mi compañero de piso y yo dando nuestro primer bocado al cannolo y mirándonos el los ojos, felices de estar de vacaciones, felices de estar juntos, felices de estar comiendo un trozo de felicidad. Y esto se prolongó durante los 5 días enteros y media que pasamos en Sicilia (no es suficiente, lo sé).

Así que quizás podeis entender que el pescado que hice el otro día, en comparación con lo que comimos in situ, es sólo una manera de aliviar el efecto del mono que da Sicilia. Así que por eso el título: si no queréis volveros adictos, no ir a Sicilia! (A que es un truco muy tonto para atraer más clics de página?)

EMPERADOR CON PISTACHIO Y PAN RALLADO

(Para dos)

dos rodajas de emperador

10 pistachos

una cucharada de pan rallado

menta

vino blanco

Tostar los pistachos en una sartén caliente, luego pasarlos a la turmix con pan rallado y menta; cubrir las lonchas con esta mezcla en ambos lados; a continuación, freír las lonchas en un par de cucharadas de aceite de EVO durante 30 segundos por cada lado. Añadir un poco de vino blanco, esperar unos segundos y disfrutar caliente.

#español

MIWAKO'S
TOP THREE

#1 

 

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
#2 

 

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
#3

 

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...