Finger Parmigiana

Ah, la Parmigiana! El matrimonio perfecto entre berenjena y tomate frito! Ah, las berenjenas fritas! Incluso puedo llegar a llorar cuando se trata de este plato, que trata de las raíces de mi cultura culinaria y de mi tradición. Por lo tanto, podeis añadir "berenjenas fritas" a la lista bastante larga de las cosas para las que he llorado, como:

- Enterarse de que mis suegros me han dado su máquina de coser profesional para Reyes

- Francesco Totti interviniendo en su (probable) ultimo partido de Champions

- Ver mi cocina en Alicante por primera vez

- Ese episodio de Como conocí a vuestra madre cuando Robin habla con sus hijos no nacidos, y se da cuenta de que la elección de no tener niños le va a dar un montón de buenos recuerdos, pero también algunos remordimientos

- ,uchos más episodio Cómo conocí a vuestra madre

- muchos más episodios en general

- ....

He cocinado este plato cientos de veces y siempre para guiris, pero esta vez también logre' presentarlo de una manera agradable, en ligar de poner la bandeja de aluminio en el centro de la mesa. Y entonces me di cuenta de que esta mini-versión es probablemente la forma más apropiada de servirlo, siendo un plato tan contundente: cosas fritas con capas de queso y tomate, un verdadero plato Dominguero (un Domingo relajado antes de una buena siesta).

FINGER PARMIGIANA

(Para una bandeja grande)

primer ingrediente: la paciencia. tomate tiempo, las berenjenas necesitan ser mimadas!

10 berenjenas de tamaño mediano

aceite de girasol

~ 10 tomates

albahaca

1 diente de ajo

parmesano rallado (80 gr)

ricotta salata rallado (80 gr)

mozzarella (4)

En primer lugar, cortar las berenjenas en rodajas (desde el lado largo), colocarlas en un colador con sal entre una capa y la otra, poner algo pesado en la parte superior y dejar reposar durante un par de horas. Lavarlas, secarlas cuidadosamente y luego freír las rodajas en aceite de girasol caliente (el aceite tiene que cubrir todas las berenjenas, así que no seais tímidos con la cantitad). Secar el aceite en exceso y luego colocar de nuevo las rodajas en el colador, intercaladas con papel de cocina. Colocar algo pesado en la parte superior y dejarlas reposar durante unas horas o una noche mejor. Ya verais que la mayoría del aceite abra sido absorbida por el papel y empujada hacia abajo. Tomar las rebanadas de una en una y secarlas con papel de cocina individualmente. Aburrido, largo, lo sé, pero esa es la única manera posible de cocinar un parmesana que no sea grasienta y aceitosa!

Preparar la salsa de tomate con dos cucharadas de aceite de EVO, los dientes de ajo y los tomates pelados y cortados en cubos pequeños. Cocinar hasta que esté lista; a continuación, sacar los dientes de ajo. Ahora rallar los quesos, cortar la mozzarella y comenzar a ensamblar la parmesana en una bandeja: una capa de berenjenas, una de tomate, mozzarella, albahaca y el queso rallado, hasta llegar al borde de la bandeja. Cocer en el horno durante 45 minutos a 200 grados. Comer y volver a comer al día siguiente: la parmesana, como yo, gana gusto con la edad.

#español

MIWAKO'S
TOP THREE

#1 

 

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
#2 

 

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
#3

 

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com